La otra cara de la violencia

“Todo está ligado. Cuanto menos identificados estén con su forma perecedera, tanto más libres estarán del miedo o de todos los miedos y más fácil les resultará estar en comunión con el universo entero. Y, al contrario, cuanto más crezca su capacidad de ser con lo que es, aquí y ahora, tanto más irán disminuyendo las limitaciones del ego. Pero permanezcan vigilantes con respecto a las falsas manifestaciones de espiritualidad dentro de ustedes. Sueñan con el amor y al mismo tiempo admiten ustedes que pueden detestar todo lo que no les conviene. ¡Que contradicción!.

No se dejen seducir por una ideología de la no violencia que no sería más que una ideología, el reverso de otra actitud, lo cóncavo de lo convexo, y que no es el amor al prójimo sino un miedo visceral a la violencia.

En realidad Gandhi, el célebre Mahatma Gandhi, nunca superó su propia violencia. Se le ha llamado el padre de la nación, pero lo que se ocultó es que sus dos hijos, hartos de decepción y de rebelión, se volvieron en su contra. Y Gandhi no fue un no-violento sino un violento reprimido. Así se comprobó la tradición hindú cuando Gandhi murió de muerte violenta, asesinado. Ramana Maharsi no murió asesinado, Ramdas no murió asesinado. Mahatma Gandhi el apóstol de la no-violencia en el mundo, era de hecho un violento y tenía una violencia que volvía contra sí mismo imponiéndose terribles austeridades. Si tienen ustedes el valor de afrontar la verdad, los ayunos que se imponía el Mahatma Gandhi eran de hecho una forma de violencia. Si cojo un revólver y disparo sobre ustedes yo soy un violento, pero si cojo un revólver y anuncio: “Si no hacen lo que yo diga, me pego un tiro”, es una presión igual de fuerte la que ejerzo sobre ustedes, es una manera muy eficaz de violentarles. La no-violencia de Gandhi ha actuado como un arma violenta dirigida contra todos aquellos que se oponían a él, incluso hindúes. Y lo que resulta aún más cruel de observar es que esta no-violencia admirada por el mundo entero, desembocó en una explosión de violencia que no se la imaginan porque se hizo con las manos desnudas y no con bombas y que ha diezmado a los hindúes y musulmanes en el momento de la partición. Que la India, el país de la no violencia, pudiera desgarrarse en torrentes de odio y de masacres, fue causa de estupor para el mundo entero.

La verdadera libertad no se alcanza a bajo precio incluso con sinceridad. El mental, y hasta un mental colectivo, puede deleitarse con la no violencia del mismo modo que puede deleitarse con la violencia; y al fin y al cabo las más bellas palabras de amor pueden ser aún trampa de este mental del que tenemos que escapar definitivamente.

Miren dentro de su propio corazón y vean la verdad a cerca de ustedes mismos. Ustedes necesitan ciertas directivas para dirigirse sobre el Camino de su propio Sí-mismo universal, único, eterno. Y si quieren comprender cómo se sitúan en relación a las enseñanzas de sabiduría que les atraen, vean y comprendan que el mundo moderno del que son ustedes un producto, da la espalda a dicha sabiduría, pero cuiden de no olvidar que la Realización supera todas las distinciones y que, si se empeñan en una actitud negativa con respecto a este mundo moderno, están manteniendo una actitud negativa con respeto a una forma de Realidad eterna y se están negando el acceso a lo absoluto.

Arnaud Desjardins. El camino del corazón. Hara Press, págs 48-49

Arte: Soul Eyes – Basquait

This article has 3 comments

  1. José Vera Olmos Reply

    Me encantaría tener una copia de este articulo, me encanta la sabiduría oriental.
    Gracias

    • Blanca Reply

      Hola José, gracias por leer y escribir. Puedes copiar y pegar el artículo pero quizás sería interesante que te comprases el libro, no tiene desperdicio. El camino del corazón de Arnaud Desjardins, editorial Hara Press

  2. José Vera Olmos Reply

    Estoy muy interesado en éste articulo, me gustaría sí pueden mandarmelo a mi correo.
    Muy agradecido. NAMASTE
    José Vera Olmos

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *