El ego puede hallar su placer en la meditación, pero veinte años más tarde se darán cuenta de que no han progresado. Vayan a vivir en ashrams donde se medita de la mañana a la noche, contacten con meditadores que llevan veinte años de inmovilidad a su favor, a razón de tres o cuantro horas por día, y verán si son sinceros, que sus veinte años de meditacion no les han conducido a la liberación, a la eliminación del ego, a la sabiduría, a la humildad, a la muerte de sí mismos, a la alegría perfecta. ¿Qué es lo que ha ocurrido? Es el ego el que ha meditado.

Arnaud Desjardins

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *