Cristianxs entre comillas – Perspectivas desde el mundo real

Este pasaje se produce al final de una charla dada por Gurdjieff en 1923 a sus discípulos del Instituto para el Desarrollo Armónico del Hombre, en Francia.

El programa del Instituto, el poder del Instituto, la meta del Instituto, las posibilidades del Instituto se pueden expresar en pocas palabras: el Instituto puede ayudarle a uno a ser capaz de ser cristiano. ¡Sencillo! ¡Eso es todo! Puede hacerlo sólo si un hombre tiene este deseo, y un hombre tendrá ese deseo sólo si tiene un lugar donde esté presente el deseo constante. Antes de ser capaz, uno tiene que querer.

Por lo tanto, hay tres períodos: querer, ser capaz, y ser.

El Instituto es el medio. Fuera del Instituto es posible querer y ser, pero aquí es posible ser capaz.

La mayoría de los presentes se llaman a sí mismos cristianos. Casi todos son cristianos entre comillas. Examinemos esta cuestión como adultos.

-Doctor X, ¿es usted un cristiano? ¿Qué piensa usted: debería uno amar a su prójimo u odiarlo? ¿Quién puede amar como un cristiano? Resulta que ser cristiano es imposible. El cristianismo incluye muchas cosas; hemos tomado solamente una de ellas para servir como ejemplo. ¿Puede usted amar u odiar a alguien a voluntad?

Sin embargo, el cristianismo dice precisamente esto: amar a todos los hombres. Pero esto es imposible. Al mismo tiempo, es muy cierto que es necesario amar. Primero uno tiene que ser capaz, sólo entonces uno puede amar. Desgraciadamente, con el tiempo, los cristianos modernos han adoptado la segunda mitad, amar, y perdido de vista la primera, la religión que debía haberla precedido.

“Sería muy tonto que Dios demandara del hombre lo que éste no puede dar”.

“La mitad del mundo es cristiana, la otra mitad tiene otras religiones. Para mí, un hombre sensato, esto no importa; son iguales a la cristiana. Por lo tanto, es posible decir que el mundo entero es cristiano, la diferencia está solo en el nombre. Y ha sido cristiano no solamente un año sino miles de años. Había cristianos mucho antes del advenimiento del cristianismo. Así que el sentido común me dice: ‘Si por tantos años los hombres han sido cristianos ¿cómo pueden ser tan tontos como para exigir lo imposible?’

“Pero no es así. Las cosas no han sido siempre como son ahora. Sólo recientemente la gente ha olvidado la primera mitad, y por esto ha perdido la posibilidad de ser capaz. De ahí que llegó a ser de hecho imposible.

“En el pasado, no todos los hombres eran llamados cristianos. Algunos miembros de la familia eran llamados cristianos, otros precristianos, otros aún, no-cristianos. Así es que en la misma familia podían encontrarse los primeros, los segundos y los terceros. Pero ahora todos se llaman a sí mismo cristianos. Es ingenuo, deshonesto, imprudente y despreciable llevar este nombre sin justificación.

“Un cristiano es un hombre capaz de cumplir los Mandamientos.

“Un hombre que es capaz de hacer todo lo que se exige a un cristiano, tanto con su mente como con su esencia, es llamado un cristiano sin comillas. Un hombre que en su mente quiere hacer todo lo que se exige a un cristiano, pero sólo puede hacerlo con su mente y no con su esencia, es llamado pre-cristiano. Y un hombre que no puede hacer nada, ni siquiera con la mente, es llamado un no- cristiano.

“Traten de comprender lo que quiero comunicar con todo esto. Dejen que su comprensión sea más profunda y más amplia”

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *